Concentrarse en destrucción de criaderos pide subdirector de OPS a población hondureña

Nota de Prensa No. 066-2019

Tegucigalpa.  “El 80 por ciento de los criaderos están en las viviendas y con acciones muy sencillas una familia puede proteger a sus propios niños y niñas y puede proteger a sus vecinos”.

Así se expresó este día el subdirector de la Organización Panamericana de la Salud y Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS), Jarbas Barbosa Da Silva, quien llamó a la familia hondureña a priorizar la destrucción de criaderos del zancudo.

“Hoy tenemos que concentrarnos primero en eliminar los criaderos, eso es clave si no eliminamos los criaderos la epidemia va seguir” advirtió al tiempo de pedir a las familias identificar los signos de alarma como fiebres altas, vómitos y  puntos rojos.

El también doctor reflexionó que muchos hondureños ya han sido víctima de varios serotipos de dengue “y ahora que está circulando el tipo 2 la característica es producir casos graves, casos en niños, por eso es muy importante primero la participación de la población”. 

Indicó que en acciones como el Operativo del Día D que se realizarán mañana en todo el país, debe ser miembro activo toda la sociedad de Honduras, sobre todo las iglesias y asociaciones de la sociedad civil.

“Después que empieza una epidemia es como una punta de un Iceberg porque hay miles y cientos de miles de criaderos en las viviendas, y cada criadero puede producir un brote, puede producir casos de dengue, por eso es que es muy importante limpiar y eliminar los criaderos”, enfatizó el ciudadano de origen brasileño.

 

Respuesta coordinada

Barbosa destacó el trabajo que realiza el país para dar una respuesta integral a la epidemia  por medio de la coordinación interinstitucional que se realiza través del Sistema Nacional de Gestión de Riesgo (Sinager).

“La  epidemia de dengue en general empieza con una capacidad muy rápida, y yo creo que lo importante es responder de una manera coordinada como lo están haciendo, Salud aislado no es capaz de responder tiene que tener al Sinager que maneja las emergencias, a Educación para movilizar las escuelas y los maestros, las iglesias, todos los órganos tienen que estar ahí trabajando de una manera conjunta”, comentó.

Señaló que las condiciones urbanas que tiene Honduras, Centroamérica y América Latina son muy favorables al zancudo, “no hay país hoy que no esté vulnerable a que ocurra una epidemia de dengue, desafortunadamente va a ocurrir en todos los países, lo que se debe hacer es prepararse”. 

El funcionario de OPS/OMS recordó que la labor de acompañamiento a Honduras se ha centrado en proponer las mejores prácticas para un manejo adecuado a fin de que esto permita reducir al máximo las víctimas por esta enfermedad.

En ese sentido resaltó la importancia de que “los médicos, las enfermeras, los profesionales de la salud tienen que estar muy atentos a ese cambio que está ocurriendo para identificar precozmente o muy temprano los casos graves o más graves y aplicar el  tratamiento de la forma más eficaz, ese cambio es importante porque la enfermedad va cambiando con el pasar del tiempo y nuestra respuesta también debe cambiar”.