Primera dama hondureña llega a McAllen, Texas

McAllen (Texas, EEUU), 19 de junio. La primera dama de Honduras, Ana García de Hernández, llegó hoy a McAllen, Texas, donde se reunirá mañana con el secretario interino del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas ingles), Kevin McAleenan, para abordar las acciones migratorias implementadas en la frontera sur de Estados Unidos.

McAleenan invitó a las primeras damas del Triángulo Norte de Centroamérica (Honduras, Guatemala y El Salvador) para darles a conocer las medidas que las autoridades estadounidenses están implementando en la frontera con México con el objetivo de proteger los derechos de la niñez y combatir el tráfico de personas.

En ese sentido, las primeras damas de Honduras y Guatemala, Ana García de Hernández e Hilda Patricia Marroquín, respectivamente, se reunirán mañana con McAleenan.

La agenda de la señora de Hernández comienza mañana con una visita al albergue Caridades Católicas, donde será atendida por la directora, la hermana Norma Pimentero.

Posteriormente se reunirá con el secretario McAleenan y hará un recorrido por el Puente Internacional Anzalduas, donde las autoridades estadounidenses revisan la documentación que portan los migrantes que cruzan la frontera de forma irregular.

Además, visitará las instalaciones de Donna, un nuevo centro de acopio de DHS y la Patrulla Fronteriza, donde los migrantes permanecen un promedio de tres días mientras se determina adónde serán trasladados mientras son procesados y se les asigna un número de detención.

La delegación de Honduras es encabezada por la primera dama e integrada también por la canciller, María Dolores Agüero; la directora ejecutiva de la Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia, Lolis Salas; la directora de Protección al Migrante Hondureño, Liza Medrano; el embajador alterno de Honduras en Estados Unidos, Rafael Sierra, y la cónsul hondureña en McAllen, Ana Bulnes.

Mediante la Fuerza de Tarea de Atención al Migrante, las autoridades hondureñas trabajan de forma conjunta, articulando esfuerzos para hacer conciencia en la población sobre los riesgos de la ruta migratoria, garantizar que se respeten los derechos de los migrantes, integrando a la población a programas de oportunidades y a las iniciativas sociales impulsadas por el Gobierno.