A 20 años del Mitch: Honduras concreta mejoras considerables en disminución del riesgo

:: En las últimas dos administraciones, Copeco ha desarrollado más de 170 obras de mitigación que ayudan a reducir los impactos que generan los fenómenos climatológicos ::: 

::: 3 mil millones de dólares (71,880 millones de lempiras) necesita Honduras para reducir su vulnerabilidad según informe de la cooperación japonesa del año 2000 ::

::: Por 20 años consecutivos Honduras se ha mantenido en la lista de los 10 países más vulnerables del mundo de la ONG alemana Germanwatch :::

 

Tegucigalpa. Honduras tiene avances significativos que conducen a ser un país menos vulnerable esto como resultado de los procesos de educación y construcción de obras de mitigación, desarrollados en los últimos ocho años, aseveró el ministro comisionado de Copeco, Lisandro Rosales.

Gracias a la cooperación externa y a través de instituciones del Estado, se construyeron importantes obras de mitigación que han ayudado a salvar vidas en distintas partes del país y en sectores claves del Distrito Central como el Berrinche, el Reparto, colonia Guillén y el Bambú.

“A 20 años del huracán Mitch se han hecho acciones comenzando por la concienciación de la población, ahora se tienen menos personas afectadas y fallecidas, como país hemos hecho un importante trabajo en comunidades que se encuentran en riesgo”, expresó el funcionario de Copeco.

Y agregó que “Tenemos que mejorar en la capacitación de las personas y en materia de ordenamiento territorial para evitar generar más riesgo del que ya tenemos, preparamos a los niños y a las familias pero cada quien puede hacer su plan de emergencia familiar”

Rosales también confió que a pesar de que se necesita una exorbitante cantidad de dinero para reducir el nivel de vulnerabilidad, Honduras está haciendo pequeños esfuerzos que están dando grandes resultados.

Según un informe de la cooperación japonesa realizado en el año 2000, Honduras necesita unos 3 mil millones de dólares para reducir su vulnerabilidad con la construcción de obras de mitigación y la creación de capacidades locales para que sepan actuar antes, durante y después de una emergencia.

Entre los años de 1997 y 2016 Honduras en Centroamérica, Haití en el Caribe y Myanmar o Birmania en Asia  fueron los países que resultaron más afectados por eventos climáticos extremos, esto según el Índice de Riesgo Climático Global (IRC) 2018 de Germanwatch.

  

Innovación 

Sin embargo, Rosales resaltó que como país se hacen esfuerzos con los recursos disponibles, utilizando tecnologías y equipo que ha permitido el crecimiento notorio de Copeco en los últimos años, logrando una institución a la vanguardia a nivel centroamericano en instalaciones y sistemas.

Reconoció que esto se logró gracias al apoyo de países hermanos como España, Estados Unidos y Dinamarca, naciones que participaron de forma intensa en el proceso de modernización de la institución.

 

Más cerca del pueblo 

 “Ahora tenemos oficinas principales en edificios en distintos departamentos del país, es de vital importancia llegar hasta el último rincón de Honduras. Ahora solo nos resta Intibucá, la Paz y Yoro, el objetivo es acercarnos a la población para trabajar en preparación, respuesta y recuperación”, comentó el funcionario

De tener 125 metros cuadrados de bodega, Copeco pasó a poseer más de 35 mil metros, lo que le permite estar en avanzada y actuar de manera efectiva para dar una respuesta más rápida en los departamentos vulnerables.

 

Perspectiva

En cuanto a cómo será el comportamiento de la temporada lluviosa, la máxima autoridad de Copeco dijo que hay indicadores que muestran que podemos tener fenómeno del niño para el mes de septiembre, pero aún es muy prematuro para confirmar ese extremo.

Por lo pronto informó que “para julio tendremos el inicio de la canícula la cual duraría hasta el mes de agosto, lo que pudiera dejarnos un período menor a lo normal de escases de agua, y tendremos menores cantidades a lo que hemos visto en años anteriores”

En ese sentido destacó que como gobierno se ha hecho un trabajo fuerte con grupos de campesinos y grupos organizados en la construcción de cosechas de agua, que ha sido una política de estado que ha ayudado a que las personas normalicen los ciclos de riego sobre todo para la siembra de postrera.

 

 

Tegucigalpa M.D.C. 20 de junio 2018

DIRECCIÓN DE COMUNICACIÓN SOCIAL DE COPECO