Prevención: Copeco reduce amenaza por deslizamientos de tierra en más de 120 municipios

::: El fortalecimiento de Sistemas de Alerta Temprana (SAT) es la clave para mitigar el impacto de los deslizamientos de tierra y las inundaciones :::
::: Más del 65 por ciento del territorio del país es terreno accidentado y susceptible a deslizamientos aseguran geólogos nacionales e internacionales :::

Tegucigalpa. La Comisión Permanente de Contingencias (Copeco), continúa dando pasos importantes en materia de prevención, es por ello que trabaja de forma intensa en más de 120 municipios de Honduras para reducir la vulnerabilidad de la población ante las amenazas por deslizamientos.

Con apoyo y financiamiento del Banco Mundial y del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y otros amigos donantes como la Cooperación Japonesa (JICA), Copeco ejecuta la caracterización del territorio (estudios para identificar el nivel de riesgo) en las áreas vulnerables.

Estos trabajos se realizan a través de varios proyectos como Proyecto Mitigación de Desastres Naturales (PMDN), Proyecto Mitigar y Proyecto de Gestión de Riesgo de Desastres (PGRD).
"Si bien Honduras ha mejorado de forma significativa en esta temática, hay aún un largo camino que recorrer, pero vamos avanzando", expresó Eliseo Silva, especialista en geología del proyecto PGRD de Copeco.

“En los municipios necesitamos siempre el apoyo de las autoridades a través de sus comités de emergencia municipal y de las unidades de gestión  de riesgo de los municipios”, agregó el experto de nacionalidad uruguaya. 

La caracterización territorial es conveniente actualizarla cada cinco años como mínimo, porque debido a la intervención humana se producen variaciones que provocan modificaciones en el área. 
Trabajos.

Según Silva y José Antonio de San Antonio Escribano, también especialista en geología de Copeco, se ha trabajado en zonas susceptibles a deslizamientos, como colonia Guillén, Nueva Santa Rosa, el Bambú, el Reparto, residencial el Dorado, y los Pinos entre otras en el Distrito Central.

Mientras que fuera de la capital en la Libertad, y Ajuterique Comayagua, la Avispa, en Olancho, Belén Gualcho, en el occidente, y San Antonio Playón, Playoncito y San Rafael en la parte alta de la cuenca del rio Ganso, todas consideradas como zonas muy críticas.

En el caso del Berrinche y El Reparto, la cooperación japonesa construyó una serie de pozos de captación con drenaje radiales para evitar que el manto friático (nivel de agua subterránea) eleve su nivel a extremos peligrosos, y de esa manera evitar deslizamientos.  La obra tuvo un costo de 13 millones de dólares.
“El proceso de construcción en Honduras es algo a lo que debemos darle muchísima  importancia, porque aquí la gente construye  a su saber y entender y de forma empírica”, dijo Escribano de nacionalidad española.

“Aquí se construye en las zonas montañosas sin tener permisos municipales y lo que logran con esto es que esas viviendas que edifican en las zonas susceptibles sean precarias en poder contener deslizamientos de tierra que se resume en construir el riesgo", advirtió.

Copeco trabaja de forma constante en preparación y capacitación de la población en general y de las que habitan en zonas de alto riesgo, con el fin de fortalecer los Sistemas de Alerta Temprana (SAT) ante deslizamientos. De igual se labora en formular propuestas de ordenamiento territorial y construcción de obras estructurales.

Tegucigalpa, M.D.C. 14 de julio 2018